Se inspiran en la telaraña para reemplazar a plásticos en un futuro

Redacción

Investigadores de la Universidad de Cambridge, desarrollaron un polímero imitando las propiedades de la seda de una telaraña, el material resultó ser como otros plásticos comunes que se usan hoy en día, estudios dicen que podría reemplazar al plástico en un futuro, evitando más contaminación ambiental.

El material se creó utilizando proteínas vegetales imitando a la seda a nivel molecular. El resultado es una película independiente similar al plástico, que se puede fabricar a escala industrial. El material es compostable en el hogar, mientras que otros tipos de bioplásticos requieren instalaciones de compostaje industrial para degradarse. 

Xampla, una empresa derivada de la Universidad de Cambridge que desarrolla proyectos de plásticos y microplásticos de un solo uso. La compañía presentará una gran diversidad de opciones para empaques de productos en varias líneas como salud, aseo personal y detergente

Los investigadores, Tuomas Knowles del Departamento de Química Yusuf Hamied de Cambridge ha estado investigando el comportamiento de las proteínas. Knowles y su grupo se interesaron en por qué los materiales como la seda de araña son tan fuertes cuando tienen enlaces moleculares tan débiles. “Descubrimos que una de las características clave que le da a la seda de araña su fuerza es que los enlaces de hidrógeno están dispuestos regularmente en el espacio ya una densidad muy alta”, dijo Knowles.

Los investigadores replicaron con éxito las estructuras encontradas en la seda de araña utilizando la proteína de soja, con una composición completamente diferente. «Debido a que todas las proteínas están hechas de cadenas polipeptídicas, en las condiciones adecuadas podemos hacer que las proteínas vegetales se autoensamblen como la seda de araña», dijo el investigador Knowles.

El material tiene un rendimiento equivalente al de los plásticos de ingeniería de alto rendimiento, como el polietileno de baja densidad. Su fuerza radica en la disposición regular de las cadenas polipeptídicas, lo que significa que no hay necesidad de reticulación química, que se utiliza con frecuencia para mejorar el rendimiento y la resistencia de las películas de biopolímero. Los agentes de reticulación más utilizados no son sostenibles e incluso pueden ser tóxicos, mientras que la técnica desarrollada por Cambridge no requiere elementos tóxicos.

“Esta es la culminación de algo en lo que hemos estado trabajando durante más de diez años, que es comprender cómo la naturaleza genera materiales a partir de proteínas”, dijo Knowles. «No nos propusimos resolver un desafío de sostenibilidad; nos motivó la curiosidad sobre cómo crear materiales sólidos a partir de interacciones débiles».

La tecnología de Xampla ha sido patentada por Cambridge Enterprise, el brazo de comercialización de la Universidad. La roda de financiamiento esta a cargo de Cambridge Enterprise y Amadeus Capital Partners con un monto inicial de £ 2 millones para Xampla, junto con Sky Ocean Ventures y University of Cambridge Enterprise Fund VI, gestionada por Parkwalk.

Comparte en Redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *