@Makugo, El Marqués

Por: Pedro Moreno Granados | Politólogo

Con el desfogue de la presa Zimapán por las pasadas lluvias, el cierre del acueducto II afectó a más de 350 colonias sobre el abasto de agua, lo cual dibujó una realidad parecida a los relatos de Andrés Garrido del Toral sobre la precariedad en el abasto de agua durante el siglo XVII en Querétaro, mismo que desde esa fecha ha sido un problema que al parecer al día de hoy no tiene una solución final a la problemática.

Tal pareciera que la némesis de la ciudad es el agua, ya sea por su abundancia en lluvias o por su ausencia en abasto, sin embargo se ve que el nuevo gobernador en turno conoce bien la historia de la ciudad, que ha propuesto repetir la solución para el abastecimiento del vital líquido.

Un acueducto de entre 6 y 12 mil millones de pesos que garanticen el abastecimiento hasta por los próximos 100 años, afirmó el Gobernador Mauricio Kuri, será una solución al problema del agua en la capital queretana, siendo el “acueducto III” una de las tantas macro obras que ya ha empezado a bosquejar en sus declaraciones, sumando el segundo piso a 5 de febrero, el cual al, de la misma manera que el segundo piso del periférico será de cuota y busca ser también una solución a los embotellamientos productos del crecimiento poblacional mal planeado por las manchas urbanas concentradas en fraccionamientos que han ido a la alza en los últimos años.

Es de notar que nuestro gobernador está apostando por entrar a los libros de historia como lo han hecho otros gobernadores panistas, mediante las macro obras que han terminado como elefantes blancos sin una utilidad real en su mejor de los casos, o derribados como el famoso CRIQ (Centro de Rehabilitación Integral de Querétaro) que celebró con bombos y platillos el entonces gobernador Ignacio Loyola Vera, hoy diputado federal. Apelan a que los queretanos recuerdan solo lo visible y no sus gestiones de corruptelas y represiones como la del gobernador “firulais” recién citado.

Acciones como la aprobación del matrimonio igualitario, son temas que Kuri ha optado por darles la vuelta de forma diplomática, diciendo que espera el diálogo con los brazos abiertos, pero no se ve una intención real de sumar; es evidente que se apuesta por la obra pública de gran calado que permitan el desvío de recursos o contratos discrecionales y que sean resultados visibles para posicionar al partido y al gobernador en la opinión pública de forma positiva,  aunque tras bambalinas, impliquen deuda al estado y costos de operación y mantenimiento que no le tocarán rendir cuentas en la inmediatez, ya que empezarán a salir en futuras administraciones cuando la obra vea el impacto del tiempo.

Así como Don Juan Antonio de Urrutia y Arana Pérez Esnauriz, Marquesado de la Villa del Villar del Águila, Makugo apuesta a ser recordado, no por una administración cercana a la gente o con resultados sustanciales para el bienestar de las y los queretanos, sino por elefantes blancos que, en el largo plazo en el mejor de los escenarios, terminarán como atractivo turístico que se visitarán en esos carritos que salen del centro, contando la historia de la ciudad y de cómo una vez más, quedamos de brazos cruzados.

¡Grande El Marqués Makugo!

Comparte en Redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *