La consulta infantil

Fotografía: MinEducacion

Por: Vladimir López Escobedo | Analista político

En 1837 Hans Christian Andersen escribió el cuento “El traje nuevo del emperador” que narra cómo unos sastres picaros le venden al Rey un supuesto traje que es invisible. Lo convencen de usarlo y entonces sus aduladores, que nunca les faltan a los poderosos, le dicen que su traje es fantástico. En realidad, el Rey se pasea en calzoncillos, hasta que un niño dice la verdad: el emperador está desnudo.

Políticos, analistas y periodistas preocupados por la inmediatez y deseosos en pertenecer al poder, a veces bajo el incentivo de algún puesto futuro, construyen una narrativa confusa. Pongamos de ejemplo a los críticos de las medidas implementadas para combatir la pandemia, primero cuestionan el cierre de escuelas y centros de trabajo, después se inconforman con el regreso a clases y la continuidad de las actividades comerciales.

En algunos casos resulta evidente una cierta dosis de cinismo, justificada por sus beneficios económicos y una alimentación constante al ego. La oposición actual carece de dos elementos importantes: creatividad y humildad, ahora parece que para ser crítico debes aludir al clasismo de una narrativa estrecha generada por un grupo político minoritario que escribe sus opiniones desde su tapete de yoga.

En días pasados el presidente informó sobre el regreso a clases presenciales en educación básica, generando olas de opiniones de seguidores y opositores. Los primeros argumentaron que el presidente nunca se equivoca, los segundos dijeron que presidente siempre se equivoca. Los primeros se fundamentaron en el resultado electoral de 2018, diciendo que 54 millones de mexicanos no pueden estar equivocados. Los segundos, retuitearon los sondeos elaborados por El Universal, El Financiero y Consulta Mitofsky donde más de la mitad de la población rechaza el regreso a clases presenciales.

Por otro lado, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ha insistido en el aumento de la violencia doméstica en contra de niñas, niños y adolescentes; así como el incremento del consumo de contenidos digitales y la inversión de tiempo en pantallas sin supervisión, en consideración de los riesgos asociados con la seguridad y la privacidad.

Taylor Lorenz del New York Times considera que el aumento de la presencia de jóvenes en las plataformas sociales como Tik-Tok permite que la generación Z se politice. Por otro lado, el escritor Barrett Swanson declaró en la revista Harper’s que los jóvenes no están politizados, al revés, están obsesionados con convertirse en influencers, y para ello replican la banalidad del mainstream sin ningún filtro de pensamiento crítico.

Por su parte, Comisión Nacional de Derechos Humanos de la CDMX elaboró una encuesta a niñas, niños y adolescentes de diferentes partes del país, para conocer su opinión sobre el regreso a clases presenciales. El resultado fue que el 70 por ciento esta de acuerdo con el regreso a los centros educativos, principalmente para ver nuevamente a sus amigos y entender mejor los temas de clase.

Lo cierto es que una generación está perdiendo los momentos más hermosos de su juventud en largos meses de vida negada, como diría Juan Villoro: “sin respirar el olor del pasto recién cortado, sin sentir en los dedos la pegajosa sorpresa de un dulce desconocido, sin padecer la angustia del escarnio o la repentina complicidad de una mirada en el salón de clases”.

Es momento de reflexionar sobre las infancias y las decisiones que impactaran en su futuro, tenemos la oportunidad de recuperar el tiempo perdido e incluirlos en la toma de decisiones. El índice de Desarrollo Humano bajó de manera alarmante durante el último año, muchos estudiantes abandonaron sus estudios y el embarazo adolescente se incrementó considerablemente en nuestro país. Necesitamos de las infancias, que nos digan que el Rey camina desnudo.

Contacto: vladimir10le@gmail.com

Comparte en Redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *