En el 21 se tienen que ir

Columna: De las calles al curul, del curul a las calles

Por Fernando Islas | Diputado integrante Grupo Legislativo Morena Querétaro

La llegada del 2021 implica diferentes cosas para la clase política queretana. Para una privilegiada minoría significa continuar ostentando el poder, haciendo uso exclusivo del mismo para beneficiar al grupúsculo que desde 2015 actúa de manera poco tolerante, excluyente e insensible; políticamente hablando, en pocas palabras de forma hegemónica, a favor de un sector que poco se le ha visto en la calle y mucho se le ha publicitado en cualquier medio de comunicación y publicidad posible, esto a costa del erario público y dejando en segundo plano las necesidades primarias de una entidad cuyos gobernantes presumen se encuentra en la bonanza del desarrollo económico, pero que en realidad invisibiliza la marginación y rezago social.

Para este mismo grupo el año 2021 será el año del gasto, visibilizándolo desde su óptica corporativista , “invertirán” millones de pesos en comprar voluntades, en promocionar un trabajo que la gran mayoría de los casos es poco útil para la ciudadanía y que solamente sirve de templete para la promoción personal, y por último será el año en donde aquellos que siempre han vivido del erario público, busquen a toda costa seguir manteniendo su estilo de vida a través de los impuestos de la ciudadanía.

Pero hay otro sector de la clase política. Es más, me aventuro a mencionar que es el único que sí hace política en las calles, en las aulas, plazas públicas y en cualquier espacio que tenga o no las condiciones para realizar el necesario intercambio de ideas y posturas que requiere una sociedad para continuar su desarrollo, ese sector está integrado por comerciantes, docentes, luchadoras y luchadores sociales, por amas de casa, estudiantes y en general por el pueblo consciente de que la realidad queretana es todo menos democrática, es todo menos incluyente y es todo menos justa.

Este sector es el que busca detener el desarme cultural, conservar la cosmovisión originaria de los pueblos nativos de nuestro Querétaro, protesta por aquello que es socialmente injusto y propone nuevas formas de convivencia y formación. Esto como único camino para que el próximo mes de junio las y los queretanos seamos parte y testigo de una alternancia verdadera, lejana a las complicidades habituales del pasado y lista para asumir  la responsabilidad histórica de cambiar el rumbo de nuestra estado.

La tarea que se avecina no es sencilla, la derecha empresarial incrustada en la política local ha encontrado en el servicio público y la representación popular, un terreno fértil para ampliar los horizontes de sus negocios e intereses y están convencidos de no dejar por ninguna razón estos espacios que los han fortalecido como grupo en el poder, sin embargo la clase trabajadora, las y los que nos asumimos como oposición propositiva para contrarrestar a la mafia del poder local, estamos convencidos de que la lucha continúa, que no bajaremos los brazos en la necesaria batalla por la dignidad y en especial sabemos que trabajando de manera organizada recuperaremos espacios del pueblo para el pueblo, para que de este modo se pueda brindar garantía de que los intereses de todas y todos aquellos que históricamente han sido ignorados, ahora serán parte primordial de una transformación social que nos incluye a todas y todos.

El 2021 es de esperanza, una esperanza democratizadora que espero alcance a todos los espacios políticos de Querétaro, inclusive aquellos donde pensamos ya ha llegado, aunque en el ejercicio diario no sea así.

Contacto: fislas@legislatura-qro.gob.mx

Comparte en Redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *